La Terapia Neural trata el Sistema Nervioso Vegetativo que conforma una extensa red que permite la comunicación e interacción con todas las células a través de la matriz extracelular, regulando y manteniendo el equilibrio celular de manera involuntaria. Este mecanismo de comunicación entre todas las células provoca que al sufrir cualquier irritación que altere las propiedades de una parte del sistema nervioso, se estará afectando a su totalidad, provocando que aparezcan repercusiones allí donde se halle una predisposición a un funcionamiento irregular en el organismo.

La Terapia Neural busca neutralizar estas irritaciones que, afectando el tono neurovegetativo, desencadenan o catalizan la disfunción . Esta neutralización se consigue aplicando un procaína en bajas concentraciones específicamente en los sitios donde el sistema nervioso vegetativo ha sufrido agresión o lesión. Eliminando estos bloqueos que alteran el intercambio de información y elaboran estímulos irritativos a la red nerviosa, se pretende reactivar los mecanismos de regulación para que el propio organismo produzca sus propias reacciones autocurativas, desarrollen su actividad y le conduzcan a una adaptación completa y restituyendo la normal comunicación nerviosa.